Search
Beigijnhof Amsterdam

Begijnhof

El patio de Begijnhof es uno de los lugares más encantadores de Ámsterdam y sin duda, una parada necesaria en el camino del viajero en la ciudad. Si la capital holandesa puede parecer, a priori, una ciudad con bullicio y mucha gente, atravesar los muros de esta edificación nos hace olvidarnos de esos agobios, del estrés acumulado durante el viaje y nos permite realizar un viaje en el tiempo de manera gratuita e inmediata. Situado en las inmediaciones de la Plaza Spui, muy concurrida por su actividad artística y literaria, este patio es el complejo residencial más antiguo que se conserva en la ciudad. De hecho, data de 1475.

En este lugar parece que el tiempo se detuvo hace varios siglos. Fue fundado en 1346, en lo que entonces eran los límites de la ciudad. Los responsables de su puesta en marcha fueron las beguinas, mujeres solteras o viudas dedicadas a la oración y a las obras de caridad. La traducción de este lugar al castellano podría ser El Noviciado, ya que muchas de estas féminas decidieron tomar el voto religioso de forma temporal para dejarlo posteriormente, cuando abandonaban la casa, por ejemplo para casarse.

A pesar del paso de los siglos, hoy en día muchas de estas casas continúan siendo habitadas por mujeres sociales, sobre todo mayores y estudiantes. Describir esta zona es sencillo: se trata de una especie de pueblo en versión reducida, ya que es un jardín con patio rodeado por más de 40 residencias. Estas casas son algunas de las más hermosas de la ciudad y fueron reconstruidas en el siglo XVII, con su propia iglesia –en sus orígenes clandestina, ya que el catolicismo era perseguido–. Se trata de la Engelse Kerk, la Iglesia Inglesa, levantada en el lado norte del patio.

El jardín central destaca por su homogeneidad: tan sólo sobresalen de la estampa algunas esculturas.  Además, cada una de las casas está precedida también por un pequeño jardín, muy cuidado por sus dueños, que sirve para deleite de sus habitantes y los curiosos visitantes que nos acercamos hasta este lugar.

En una de las esquinas el viajero podrá encontrar la casa conservada más antigua de la ciudad. Sorprendentemente, se trata una casa de oscura construida en 1475. Asimismo, en uno de los postigos que dan a la calle hay establecidas unas curiosas figuras adornando los pilares que representan a unos hombres que salen corriendo. Según parece, simboliza el hecho de que los hombres no podían permanecer en este lugar reservado a mujeres, por lo que era un aviso para que, cuando llegara la noche, abandonaran el patio.

Dado su carácter histórico y que es un lugar habitado por ciudadanos anónimos de Ámsterdam, el patio de Begifhof pretende conservar la intimidad que en su día le brindó su ubicación y funciones. Prueba de ello, es que se ha establecido un horario de visitas durante las horas centrales del día para no alterar la vida cotidiana de sus dueños. Fuera de ese horario, está prohibido que cualquier extraño atraviese su entrada.

Más información en http://www.begijnhofamsterdam.nl/

Horario

De lunes a viernes: de 10:00 a 16:00 horas

Transporte

Tranvía, 1, 2, y 5

Mapa

Localizacion

Nieuwezijds Voorburgwal 373




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *