Search

Canales de Amsterdam

Ámsterdam debería ser conocida como la ciudad de los récords. Es cierto que para todos Venecia es el lugar del mundo con más canales, París la ciudad con un mayor número de puentes y Viena la capital con más cafés por metro cuadrado. Pero la verdad es que Ámsterdam supera a las tres. En concreto, la capital holandesa posee el mayor sistema fluvial europeo e históricamente ha llegado a alcanzar los 75 mil kilómetros de longitud. Sobre estas aguas se pueden contemplar más de 1000 puentes y hay en la ciudad más de 2500 casas flotantes.

Los canales más importantes de la ciudad son el Prinsengrant, el Keizersgrantch y el Herengrancht. Los tres confluyen y llegan a juntarse en un punto de la ciudad. Pero de hecho, en las orillas de éste último encontraremos algunas de las mansiones más bonitas de la ciudad, lo que para el visitante es una de las fotografías más importantes que realizará en su visita a la capital de Holanda.

Los concéntricos canales del centro de Ámsterdam han sido nombrados recientemente Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, un reconocimiento “de gran valor” de cara al fomento del turismo en la ciudad. Esta designación convierte a los canales en el noveno bien cultural del país, junto a los molinos del Dique Kinder, el Mar de Wadden o la Casa Rietveld-Schröder de la ciudad de Utrecht, entre otros.

Algunos de los puentes más famosos de Ámsterdam son el Magere Brug. Sin duda, el más popular y fotografiado. Es literalmente un puente muy estrecho. Construido en 1670, según la historia que ha trascendido su levantamiento se llevó a cabo por las innumerables protestas que realizaron de 2 hermanas que vivían cada una a un lado del Amstel. También es muy conocido el puente Blauwbrug, que desde hace muy pocos años ha recuperado su color azul original. Construido en 1884, esta inspirado en un conocido puente de París por lo tanto de parisino.

Y como antes se señalaba, bajo los puentes cada edificio se refleja en las aguas de Ámsterdam sobre las que viven miles de personas, a bordo de las más de 2500 casas flotantes atracadas en sus canales de manera regulada. Todas ellas poseen su propio estilo y decoran el paisaje de la ciudad con colores luminosos y en ocasiones excéntricos accesorios. Incluso existe un museo sobre este tipo de viviendas ideadas por los hippies que fueron los primeros en vivir dentro de los canales.

Una de las actividades más solicitadas por los visitantes de la ciudad son los cruceros en barco por los canales. Existen varias tipologías de cruceros siendo los más á económicos los que cuestan entre pocho y diez euros por un paseo de unos 45 minutos. En la entrada está incluida una guía en varios idiomas, entre ellos el español. De gran utilidad para no perderse ni uno de los detalles del paseo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *