Search

Casa de Ana Frank

Este emblemático lugar es visitado cada año por más de un millón de personas. Se trata de la residencia de Ana Frank, que ha pasado a la historia por ser una niña judía que relató en primera persona su experiencia cautiva durante el nazismo. Ana Frank nació en Alemania en 1929, aunque emigró junto a sus padres y su hermana mayor con apenas cuatro años a Holanda, huyendo del nazismo.

De origen judío, en 1942 sus padres decidieron que la mejor forma de pasar inadvertidos ante la Gestapo era ocultarse en la parte trasera de este edificio, ya que los nazis habían comenzado su persecución contra la población judía y muchos de ellos fueron mandados a campos de concentración y exterminio.

Allí vivieron ocultos durante dos años gracias a amigos que les suministraban ropas y alimento arriesgando sus propias vidas. En agosto de 1944 y casi al final de la II Guerra Mundial la Gestapo, alertada por unos vecinos, descubrió el escondite de los Frank, y la familia sería trasladada al campo provisional de Westerbook, y de allí a Auschwitz-Birkenau y Sobibor, en Polonia.

En diciembre de 1944, Ana y su hermana Margot fueron transferidas al campo de concentración de Bergen-Belsen, en el norte de Alemania donde morirían enfermas de tifus en marzo de 1945, apenas un mes antes de la liberación del campo. Su madre fue asesinada en Auschwitz, siendo su padre el único miembro de la familia que sobrevivió a la guerra.

Durante los dos años que la familia estuvo oculta en el almacén de Amsterdam, Ana escribió su célebre diario, en el que reflejaba sus vivencias, sus miedos y su día a día en una situación desesperada e injusta. Tras finalizar la guerra, el diario fue encontrado por un vecino del barrio y publicado en 1947. Fue el momento en el que el mundo entero conoció la historia de esta niña, que cautivó a varias generaciones.

La Casa Museo de Ana Frank fue inaugurada oficialmente al público en 1999 por la Reina Beatriz de Holanda. Fue después de varias décadas en las que turistas y residentes en Ámsterdam conocieran la historia de este lugar, y donde cada día se acumulaban centenares de visitantes que querían visitar la residencia en la que vivió Ana Frank.

En ella se conserva el diario original, así como objetos personales de la familia y de la época –así como una librería y un café—y reconstruye el lugar de trabajo del padre de Ana y la manera en que burlaron a la Gestapo durante dos años. Como curiosidad, el visitante también puede ver el premio Oscar que ganó la actriz Shelley Winters, y que posteriormente donó a la institución, por su interpretación como Petronella van Dan en El diario de Ana Frank.

 

Horario

Desde el 15 de marzo hasta el 14 de septiembre: de 09:00 a 21:00 horas (julio y agosto hasta las 22:00 horas).
Desde el 15 de septiembre hasta el 14 de marzo: de 09:00 a 19:00 horas.

Precio

Adultos: 8,50€.
Niños de 10 a 17 años: 4€.
Niños hasta 9 años: entrada gratuita.

Transporte

Tranvía: Westermarkt, líneas 13 y 17.
Autobús: líneas 170, 171 y 172.

Mapa

Localizacion

Prinsengracht 267




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *