Search

Patinaje sobre Hielo

Una de las épocas del año en las que más tendencia a viajar tenemos se concentra en los últimos meses del año, y más concretamente, durante las vacaciones de Navidad. Aprovechar esos días libres para realizar una escapada y conocer otros lugares se nos antoja como una buena idea para pasar las fiestas, siempre claro que el bolsillo y el tiempo nos lo permitan. Porque estas fechas tienen el inconveniente de que si nos decantamos por conocer algún rincón del hemisferio norte tendremos muchas posibilidades de que nuestro lugar de destino nos acoja con unas temperaturas más bien bajas y poco halagüeñas.

No obstante, esta situación no nos debe hacer desesperar ya que aun teniendo que soportar un tiempo inestable son muchas las actividades que podemos realizar. En el caso de Ámsterdam, además, éstas se celebran de manera regular y nos invitan a conocer la ciudad desde otra perspectiva. Una de ellas es realizar una actividad a priori tan normal como el patinaje, en un entorno único y especial.

Estamos hablando de patinar sobre los canales de la ciudad, ya que durante los meses de invierno suelen congelarse debido a las inclemencias meteorológicas. El frío intenso que sacude la ciudad desde bien entrado noviembre hace que año tras año grandes superficies de los canales se congelen, dando la posibilidad a habitantes de la ciudad y a foráneos de vivir esta experiencia inolvidable.

Para que las autoridades de la ciudad permitan patinar en los canales debe existir un hielo de quince centímetros de grosor. A esta situación se llega, según han analizado, registrando cuatro noches seguidas con una temperatura de cuatro grados bajo cero.

Pero alcanzar estos números no es una tarea fácil de conseguir en el invierno holandés. Prueba de ellos es el maratón de patinaje sobre hielo Elfstedentocht, con un recorrido de 200 kilómetros y que transcurre por once ciudades, siendo la capital del país una de ellas y la más conocida. Esta actividad, de gran reconocimiento en Holanda, tan sólo se ha llevado a cabo en once ocasiones desde su origen, en 1909.

No obstante, todos los años los holandeses y los habitantes de Ámsterdam en concreto sueñan conque las temperaturas sean lo suficientemente bajas para que pueda celebrarse este particular maratón. Puede que este año sea una de esas oportunidades ¿Te animas a conocerlo?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *