Search
Mercado plaza Waterloo

Plaza de Waterloo

Siempre que visitamos el país, más allá de las visitas a museos, iglesias o paseos por inagotables canales,  en Ámsterdam se pueden realizar muchos tipos de visitas. Una de ellas está relacionada con la compra en los mercadillos tradicionales callejeros. Ámsterdam, como cualquier otra ciudad europea, tiene muchos y de muy variada tipología.

Si se tiene la oportunidad de visitar esta ciudad, es recomendable que el viajero no se quede únicamente con lo que a simple vista parece más cultural, como sus museos, sus canales y sus galerías de arte, sino que es muy recomendable que también acuda a otros lugares en donde degustar la cultura popular de la ciudad.

En los mercadillos tradicionales de la ciudad se mantiene el mito del regateo –para el lector que desconozca esta práctica, se trata de llegar a un acuerdo entre el cliente y el vendedor sobre el precio del producto, mediante un intercambio de cifras que a priori pueden parecer desorbitadas pero que a la larga del proceso se llega a un entendimiento entre ambas partes– para comprar los productos.

Pedid precio a un producto, y luego regatearlo. Las veces que uno estime conveniente. Es el verdadero encanto de estos lugares de culto, cada vez más visitados por habitantes de Ámsterdam y turistas. No obstante, mientras se regatea hay que tener cuidado con el estado de nuestras pertenencias, pues los mercadillos de Ámsterdam suelen estar llenos de turistas, una situación que aprovechan los carteristas de la ciudad.

Se disfruta muchísimo en cualquiera de estos mercadillos, porque encuentras sorpresas de todo tipo. Lo que menos puede imaginarse uno que se pueda vender aquí está. Desde productos básicos del hogar, hasta libros, joyas, artesanía, antigüedades, obras de arte… No hay un solo día a la semana en el que no haya un mercadillo en Ámsterdam.

De  todas formas, y para que el lector pueda ubicarse en el mapa de la ciudad, el más conocido es el mercadillo de Waterlooplein –Plaza de Waterloo, en castellano–. Este mercadillo tiene lugar de lunes a sábado, de nueve de la mañana a seis de la tarde y es una visita obligatoria para todo aquel que quiera conocer la ciudad desde el punto de vista de su cotidianidad.

El mercadillo de Waterloo es el más grande y más antiguo de la ciudad. En él se encuentra de todo, desde productos de belleza, a pósters, cuadros, muebles antiguos, camisetas, y un montón de artesanía tradicional de otros lugares, sobre todo de África. Hay incluso puestos con tatuadores profesionales, a distintos precios, que suelen estar muy concurridos.

Se trata de una visita imprescindible porque de ella se pueden extraer los tan temidos recuerdos con los que se tiene que obsequiar a amigos y familiares tras regresar de un viaje. Con seguridad en este mercadillo se pueden comprar regalos sorprendentes. Y a precios muy manejables.

Mapa

Localizacion

Waterlooplein
1011 Amsterdam
Países Bajos




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *