Search

Ruta Escultura

Cuando uno visita Ámsterdam tiene una lista que parece interminable con planes y actividades pendientes. Las guías de viaje se han encargado de ayudarnos a gestionar nuestros días en esta ciudad. La capital de Holanda nos embauca desde el primer momento en que ponemos un pie en ella. Y son muchas las visitas y actividades que podemos realizar aquí, inusuales, atípicas y poco obvias.

Uno de estos planes es el que protagoniza la ruta de las esculturas, que bianualmente se celebra en la ciudad y que este 2013 ha cumplido su tercera edición. La iniciativa se lleva a cabo por de la mano de la Fundación Artzuid, que se constituyó con el propósito de organizar un evento dedicado a la escultura en el marco del Plan Zuid, el desarrollo urbanístico que es obra del arquitecto Berlage.

Situado en el sur de la ciudad y organizado por Cintha van Heeswijck-Veeger, este evento se caracteriza por cambiar radicalmente el aspecto de las calles de este distrito, que son decoradas con esculturas y obras de arte de primera calidad internacional. Cada visitante tiene la oportunidad de realizar el recorrido de manera libre o tal y como marcan los cánones, al estilo que sugieren los responsables de la muestra.

En el caso de esta edición concreta las obras que más han destacado han sido las de Eduardo Chillida, Erwin Wurm, John Chamberlain, Tony Cragg, Folkert de Jong , Mario Merz, Tom Sachs, Richard Long, Romuald Hazoumè, Ai Weiwei, Frank Stella, Dinh Q. Lê, Markus Lüpertz, Cristobal Gabarrón, Jonathan Meese, Joep van Lieshout y David Bade.

La ruta de las esculturas se celebra entre abril y octubre y para muchos se trata de una de las actividades más desconocidas de la ciudad pero con mayor atractivo. De hecho, Ámsterdam es una localidad con una gran tradición por esta modalidad de expresión artística y no existe ninguna plaza ni parque en la ciudad que no cuenta con una atractiva estatua.

Desde el siglo XIX hasta la actualidad estos particulares dispositivos visuales nos alegran la vista cuando paseamos por sus calles, que para curiosos, se trata de unos objetos que durante la revuelta iconoclasta cayeron en desgracia, así como durante la llegada del protestantismo.

Sin embargo, hoy en día podemos apreciar un buen ramillete de éstas, siendo la de Rembrandt van Rijn, la de Joost van den Vondel, o de Johan Rudolph Thorbecke, algunas de las más apreciadas entre los habitantes de la ciudad. ¿Te animas a conocerlas?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *