Search

Ruta Cafés, una de las mejores formas de conocer la ciudad

Una de la opciones para conocer mejor la ciudad de Ámsterdam y disfrutar de su ambiente y su ocio es hacer una ruta por los cafés de la ciudad, establecimientos que cuentan con una espectacular historia entre sus paredes y suelen considerarse espacios para la discusión, tanto cotidiana como política, así como lugares muy útiles para decantarse por la creación literaria o disfrutar de un buen libro.

Durante los meses de la primavera y el verano ofrece tanto a habitantes de la ciudad como a viajeros que se encuentran en la misma un sinfín de atractivas actividades susceptibles de realizar. La ciudad se llena de color y vida y son muchos los que se decantan por invadir sus calles.

Si el viajero es la primera vez que visita Ámsterdam, una buena oportunidad para conocer la ciudad desde una óptica distinta a la habitual es haciendo una parada en su recorrido turístico en el Café Eyders, en pleno corazón de Leidseplein. Este establecimiento es muy conocido y popular entre los holandeses porque se trata de uno de los locales a los que solían acudir los miembros de la Resistencia durante la II Guerra Mundial.

Si además el lector además es un apasionado de la literatura y conoce algunos nombres de escritores holandeses actuales es muy probable que en este café encuentre a alguno de ellos, puesto que el local es muy frecuentado por personajes de esta talla. Asimismo, otra opción muy interesante sin abandonar el sector de las letras es el Café de Pels, en la calle Huidenstraat.

Aquí el viajero tendrá la oportunidad de conocer un típico café holandés, que es muy famoso en la ciudad. Y lo es precisamente porque se trata de uno de los puntos neurálgicos de la capital además de un centro de encuentro de numerosos periodistas holandeses desde hace muchos años.

Otro establecimiento de estas características muy recomendable es el Café Hoppe, uno de los más antiguos de Ámsterdam ya que data de 1670. El mismo destaca por seguir dividido desde entonces en dos zonas: una para estar de pie y otra para sentarse.

Finalmente, una opción para cerrar este particular recorrido por los cafés más importantes de Ámsterdam es visitar el café In het Aepjen, ubicado en uno de los edificios más antiguos de la ciudad. En el mismo, los marineros que se alojaban hace en sus orígenes pagaban la cuenta con exóticos monos procedentes de sus viajes, en lugar de con dinero. Es por ello que debe recibió este nombre. ¿Una curiosa anécdota para terminar esta ruta, verdad?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *