Search

Tentempié Febo

Actualmente el frenético ritmo con el que se vive en las grandes ciudades ha hecho que sean muchos los que utilizan poco tiempo para comer y se conforman con un sándwich o un tentempié a pie de calle. Ejemplos de ello nos lo han brindado las películas y series, que nos han representado a ejecutivos de multinacionales almorzando en parques de Londres o Nueva York. Si le apetece un tentempié debe probar obligatoriamente una porción en FEBO.

A priori el lector no entenderá de qué se trata este soporte de alimentos, pero si visita la capital holandesa u otras ciudades del país lo comprenderá perfectamente. Y es que a menudo paseando por estos lugares nos encontraremos con máquinas expendedoras de estos alimentos, que desde la distancia nos costará reconocer.

FEBO ofrece una amplia variedad de tentempiés que satisfacen nuestro apetito, desde sabrosas patatas fritas con salsa, hasta queso frito, un perrito caliente de carne picada o una croqueta. De hecho, son muchos los que comparan este tipo de establecimientos con un “cajero de tentempiés”.

Croquetas, hamburguesas, peritos calientes… Todos estos alimentos se pueden encontrar en estos cajeros tras sus ventanillas de cristal. Sólo hace falta introducir unas monedas en su ranura, elegir qué queremos tomar, y nuestra comida nos será servida en pocos segundos. Es posible que exista algún motivo para dudar de la calidad de estos alimentos pero lo cierto es que todos se elaboran y entregan diariamente.

Este modelo de negocio surgió en la década de los sesenta. En 1960, el pastelero J.I. de Borst fue el primero en los Países Bajos en transformar su negocio de tentempiés de hojaldre en un establecimiento de comida rápida en el que el cajero tenía un rol principal.

El éxito de este modelo de negocio se atribuye al hincapié en la calidad, su prioridad absoluta desde que en 1941 abriera Maison Febo en Ámsterdam. Hace las croquetas el mismo, y también su propio helado. Con el paso de los años, ha crecido hasta convertirse en una gran empresa con franquicias repartidas por todo el país.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *