Search

Vistas Panorámicas

Ámsterdam es una ciudad que se puede conocer de muchas y diferentes maneras. Una de ellas es a través de un recorrido por bares y restaurantes de la capital de Holanda en los que el viajero pueda disfrutar de uno de los verdaderos atractivos de la ciudad: sus vistas.

En lo que se refiere a los hoteles de la ciudad, en Ámsterdam existen varios lugares que ofrecen al viajero auténticas vistas de la capital holandesa. En concreto existen dos que siempre van a salir en cualquiera de las conversaciones que aborden este tema. El Double Tree, por el bar que ostenta en la planta once del mismo y desde donde se ven unas vistas verdaderamente preciosas y en el que lo mejor es tener la posibilidad de ver un amanecer o una puesta de sol con una copa de vino en ella.

A continuación detallaremos algunos de estos especiales lugares, que ofrecen a los visitantes auténticas y maravillosas vistas de la ciudad. El primero de ellos es De Pont. Llegar hasta aquí es sencillo: basta con tomar un ferry gratuito que sale de la Centraal Station. Aquí lo mejor es pedir un bocadillo de lo que sea (tienen multitud de sabores), una bebida, y disfrutar de las vistas que se pueden observar desde su terraza (sobre todo mientras los barcos surcan las aguas del IJ).

La terraza del De Kompaszaal ofrece una vista parecida, y el local tiene historia. Se encuentra en la antigua terminal de llegadas de la Koninklijke Nederlandsche Stoomboot Maatschappij, la Real Compañía de Barcos de Vapor de los Países Bajos.

El Café de Jaren es célebre por tener una de las mejores terrazas de la ciudad. A partir de la una de la tarde, podrás sentarte al solecito y ver a los amsterdammers pasar hasta pasada la madrugada. Por último, puedes cenar en el restaurante Blue del centro comercial Kalvertoren, desde donde tendrás una panorámica de 360 grados de Ámsterdam.

Por su parte, el Hotel Okura Amsterdam se encuentra en un extremo de la ciudad, y dispone de un bar de cócteles en la planta 23 con fabulosas vistas de Ámsterdam. Aunque no nos alojemos en ninguno de ellos siempre podremos disfrutar de estos lugares y de la noche holandesa.

Éstos son los mejores lugares para disfrutar de un amanecer o una puesta de sol, ver el ajetreo de la ciudad y admirar el perfil de Ámsterdam. Y debemos tener siempre presente lo siguiente: llevarnos la máquina de fotos, para que no se nos escape ninguna instantánea.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *